Entradas etiquetadas como “Pensamientos

Sentimientos

¿Cómo me siento?

Me siento inútil por sentir lo que siento sin saber parar este sentimiento. Preferiría no saber ciertas cosas, pero las sé. Preferiría no sentir ciertas cosas, pero las siento. Es positivo, en parte, sentirlo. Significa que hay sentimiento.

No poder controlarlo hace que me sienta mal. Quizás sea yo, o quizás el corazón. Quizás sea ella, o quizás su corazón. Quizás sea él, o quizás su corazón. La cuestión es el sentimiento.

Impedir que fluya ese sentimiento es egoísta. Tiene que salir, quiere salir. Hay que regalarle al cuerpo su propia libertad. Hay que expresar con total armonía, para que haya paz.

Pero preferiría esconderlo. Cavar hondo y enterrarlo. Me siento mal, conmigo, con ella, con él…. No sé con quien, quizás con todos.

La vida me ha enseñado que tiene que haber un equilibrio. Yo estoy esperando mi parte positiva. Aunque de lo negativo puedo sacar algo positivo: IDEAS. Aclarar ideas. Pero… ¿el sentimiento…? El sentimiento siempre acompaña, está en todos los aspectos de nuestra vida.

¿Esconderlo? Es inútil. Quizás pueda sacar algo positivo. Quizás lo positivo sea el sentimiento.

Un sentimiento siempre conlleva una emoción, buena o mala, pero eso es lo humano. Mi equilibrio vital está minado de sentimientos, de emociones, de razones, de ideas…. Así que no estoy sola, estoy rodeada de sentimientos y de mucho más, mis ideas, mi alma. Y ellos son los que me entienden, porque los siento.

Anuncios

INCONTROLABLE

Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión Obsesión

……………………….O B S E S I Ó N …………………………………..

 

OBSESION


Inconsciente como tu

– ¿Quién soy?

– Nadie.

-¿Nadie?

-Nadie.

– ¿Y tu quién eres?

– Nadie.

– ¿Dónde estamos?

– En la nada.

– No lo entiendo.

– No  tienes por qué entenderlo. Así lo quisimos.

– ¡Exijo una respuesta!

– Somos aquellos por quien dimos nuestra vida. Aquellos olvidados que permanecimos a la sombra de aquel que decía querernos. Ahora ya no importa, no somos nadie ni estamos en ningun lugar. Nadie nos recordará.

– ¿Nadie?

– Nadie.

– ¿Que podríamos haber hecho?

– Ser personas.

-¿Y qué fuimos?

– Esclavos de nuestros sentimientos.


Y entonces llegó él…

– No te dolerá, te lo prometo.

– Sí, si que dolerá.

– Confía en mí.

– Nunca.

– Yo nunca te haría daño. No hablo de sexo, hablo de amor.

– ¿Y crees que yo no?


…Me engaño a mí misma…

Sufriendo por algo que no tiene rumbo, que no sabe donde llegará ni por cuanto tiempo estará. No sé si merecerá la pena seguir así o si luego me lamentaré, pero pienso… pienso que ya no es lo mismo, que de nuevo las dudas me invaden, el miedo a ese dolor, saber que este esfuerzo habrá sido en vano. Tantas cosas perdidas, tantos momentos así, que ya no sé qué es mejor.

No quiero sentir esto que siento, no quiero. Pero por ahora no me queda más remedio que revolcarme en la mierda que yo misma he creado, porque YO soy la culpable. YO debería haberlo sabido antes, pero me dejé engañar por su astucia y ahora pago con mi lamento mi propio error….